Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +
Página no oficial
  • FAQ

  • Noticias

  • Agenda

  • La Guardia Civil

  • Unidades

  • Encuestas

  • Enlaces

Noticias

Consejos para correr los días de lluvia
19/09/2020

Consejos para correr los días de lluvia

¿Es bueno salir a correr con lluvia? ¿Debería quedarme en casa y dejarlo para otro día? ¿Puedo sufrir lesiones si practico running con el suelo mojado? ¿Corro el riesgo de ponerme malo?

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacemos cuando decidimos salir a correr pero está lloviendo. Cuando llegan los días de lluvia algunos runners optan por quedarse en casa y esperar a que mejore el tiempo. Otros, sin embargo, deciden practicar running llueva o truene. Pero, ¿es bueno salir a correr cuando llueve? En este post trataremos de resolver todas las dudas acerca del running y la lluvia

Habéis leído bien, correr con lluvia no es un problema, ni es peligroso. La lluvia suele ser una excusa para aquellos runners a los que le falta motivación o no están convencidos de salir a correr, pero en realidad la práctica del running no debe verse alterada por las condiciones meteorológicas. Es evidente que no será lo mismo que llueva un poco a que caiga una lluvia torrencial que no nos permita movernos con facilidad. El exceso de agua puede afectar al agarre de nuestras zapatillas y hacer que perdamos el equilibrio. El terreno muy mojado hace impracticable el deporte incluso para los mejor preparados.

Veamos a continuación algunos consejos básicos que debemos tener en cuenta cuando salgamos a correr con lluvia ligera o con charcos: 

1. Zapatillas Running

Zapatillas de running hay muchas, existen un montón de marcas y de modelos diferentes. Cada uno elige las que mejor se adaptan a sus entrenamientos, a su tipo de pisada, a su peso o a su bolsillo, pero lo más aconsejable para correr bajo la lluvia es utilizar unas buenas zapatillas de correr que garanticen la mínima humedad posible. Lo importante no es el agua, es la humedad. Los pies de un runner deben mantenerse frescos y secos el mayor tiempo posible, y para eso nuestro calzado tiene que ser transpirable. Además, hay que tener en cuenta el tipo de suela de nuestra zapatillas, lo conveniente es que ofrezcan el mayor agarre posible para evitar resbalones.

Sugerencia: si no tienes claro qué zapatillas utilizar las de trail running suelen ser una excelente opción. Este tipo de calzado está diseñado para ofrecer estabilidad y seguridad en los terrenos más inestables.

2. Ropa Running

La elección del textil running dependerá siempre del la duración del entrenamiento y de la intensidad de la lluvia. Si has decidido salir a correr con lluvia lo mejor que te decantes por el uso de ropa ligera y transpirable. Un cortavientos es una buena opción. Las gorras también pueden resultar muy útiles, apartan las gotas de la cara y mejoran la visibilidad.

Sugerencias: evita las camisetas de algodón, se empapan enseguida y cogen mucho peso. Es conveniente proteger las zonas más sensibles mediante vaselina u otros productos para evitar rozaduras e irritaciones. Procura llevar elementos reflectantes o que mejoren la visibilidad, la idea es evitar riesgos.

3. Terreno

La lluvia modifica el terreno y dificulta la práctica del running. Por ello, debemos tener en cuenta que nuestras rutas habituales pueden resultar más peligrosas. Procura correr por zonas seguras, lugares donde no se acumule el agua y terrenos estables. Con el terreno mojado es más fácil sufrir esguinces, torceduras y caídas.

Sugerencia: los días de lluvia puedes salir a entrenar por la ciudad. Ten en cuenta que cuando llueve hay menos gente por la calle y resulta más cómodo correr por las aceras.

4. Dispositivos Electrónicos

Utiliza compartimentos estancos para guardar tus gadgets y evitar que se mojen. Procura no llevar encima aparatos como mp3 o reproductores de música, se pueden romper y distraernos de la carrera. Lo más recomendable es llevar la mínima cantidad de objetos.

Sugerencia: un teléfono móvil puede salvarte la vida en el caso de que las circunstancias empeoren mucho.

5. Fin de la carrera

Una vez que has acabado el entrenamiento deberías cambiarte de ropa lo antes posible. Comprueba que tus pies estén secos y no hayan aparecido las molestas ampollas. Asegúrate que no has sufrido rozaduras en tu cuerpo. Una vez que hayas realizado estas comprobaciones y curado las posibles heridas, estás en disposición de comprobar tus zapatillas. Limpia y seca tu calzado para que no se deteriore.

Sugerencia: utiliza papel de periódico o de cocina para secar el interior de tus zapatillas running. Es un truco muy antiguo pero muy efectivo.

Fuente-Noticias:

www.streetprorunning.com

Fuente-Foto: © de su autor / publicación